Log in

El Gobierno aprueba la ejecución varias instalaciones para reforzar el sistema eléctrico de Tenerife

{mosimage}A través de un decreto y a propuesta de la Consejería de Economía, ordena iniciar el procedimiento de modificación del planeamiento territorial afectado por las obras, que deberán realizarse teniendo en cuenta los condicionantes contenidos en la Declaración de Impacto Ambiental

El Gobierno de Canarias, a propuesta de la Consejería de Economía, Industria, Comercio y Conocimiento, ha aprobado el decreto por el que se acuerda la ejecución de cuatro instalaciones eléctricas en los términos municipales de Candelaria, La Laguna, el Rosario y Santa Cruz de Tenerife con el objetivo de reducir la vulnerabilidad del sistema eléctrico de la isla y reforzar las garantías del suministro a los ciudadanos.


El decreto aprobado ordena que dicha ejecución se realice teniendo en cuenta los condicionantes contenidos en la Declaración de Impacto Ambiental  aprobada por la Comisión de Ordenación del territorio Medio Ambiente de Canarias (COTMAC) y recogidos en un anexo del propio decreto.

En el documento se establece, además, iniciar el procedimiento de modificación del planeamiento territorial afectado en el plazo de seis meses, de acuerdo con lo recogido en el informe elaborado por la Dirección General de Política Territorial, donde se específica que dichas obras son incompatibles con los planes generales de ordenación de La Candelaria y Santa Cruz de Tenerife y con las normas subsidiarias de El Rosario.

En concreto, las obras previstas consisten en la ejecución de dos subestaciones eléctricas, una de 220 kilovoltios (kV) dentro de la actual Central de Caletillas que se conectará mediante línea de 220kV a la actual subestación de Candelaria, y otra  de 220/66 kV en El Rosario, que se conectará mediante línea subterránea de 66kV con la actual subestación de Geneto. Ambas subestaciones nuevas se conectaran a su vez entre si mediante una línea área/subterránea de 220 kV.

Su aprobación tiene lugar después de que en abril de 2015 la Dirección General de Industria y Energía emitiese una resolución en la que declaraba las obras de interés general por razones justificadas de urgencia y una vez concluido el plazo del trámite de audiencia, en el que las corporaciones implicadas podían informar de si los proyectos de las obras estaban conformes o no con sus respectivos planeamientos territoriales.

A día de hoy, el nudo de Candelaria es un nudo crítico de la red tinerfeña, es decir, en el que determinados incidentes pueden provocar pérdidas importantes en la seguridad del suministro, como quedó patente en los incidentes ocurridos al paso de la tormenta Delta del año 2005, así como en los ocurridos en 2010 con dos pérdidas totales del suministro de la isla. Esto se debe a tres factores importantes: por un lado, es un nudo donde se concentra cerca del 34% de la generación ordinaria de la isla, por otro lado, en él se concentra todo el flujo de electricidad que se dirige hacia el norte y zona capitalina (65% de la demanda de la isla) con la concentración de líneas que ello supone y, en tercer lugar, se trata de un nudo con una configuración no robusta en donde cualquier actuación de remodelación resulta inviable por su vulnerabilidad y concentración de líneas.

Así la nueva subestación de Caletillas va a reducir notablemente el riesgo que puede suponer cualquier incidencia en la subestación de Candelaria, que pudiera comprometer la seguridad del suministro.

Además las líneas que parten actualmente de Caletillas requieren un refuerzo, ya que, para alguna de ellas, su carga actual se acerca en ocasiones al 90 % de su capacidad, por lo que ante cualquier incidencia pueden presentarse situaciones que conduzcan a cortes de suministro.