Log in

Industria advierte de la existencia de revisores de gas que inducen al cliente a contratar servicios no obligatorios

ImageLa Consejería de Economía, Industria, Comercio y Conocimiento recuerda que las instalaciones de gas se deben revisar cada 5 años y que este servicio sólo se realiza a petición del cliente, que es el último responsable de su mantenimiento

Consejería de Economía, Industria, Comercio y Conocimiento, a través de la Dirección General de Industria y Energía, recuerda que se pueden dar casos de una práctica que causa perjuicios a los usuarios que utilizan gas butano en sus hogares Se trata de empresas instaladoras que acuden a los domicilios particulares de los usuarios sin ser llamados e inducen al cliente a contratar unos servicios que no son obligatorios y que conllevan un coste añadido.


Según esta práctica, instaladores de gas se hacen pasar por personal de la empresa suministradora para coaccionar a los clientes y obligarles a pagarles por revisar sus instalaciones sin que se haya cumplido el plazo estipulado por ley aludiendo a que, en caso de no hacerlo, se les podría cortar el suministro.

Dichos revisores aprovechan el desconocimiento que tienen los usuarios acerca de la normativa para inducirles, además, a contratar un servicio de mantenimiento que no es preceptivo y a adquirir material nuevo (gomas, abrazaderas, reguladores) para sus instalaciones pese a que el que tienen no está defectuoso o caducado.

Ante la existencia de este tipo de prácticas, la Dirección General de Industria y Energía recuerda que las instalaciones de gas butano o propano deben revisarse cada cinco años. Además, son los propios usuarios los responsables de elegir y contactar con la empresa que quieren que realice el servicio dentro de la oferta de instaladores habilitados. Por tanto, no están obligados a aceptar el servicio de las empresas que acuden a su domicilio y, en caso de aceptarlo, deben exigir a la empresa que se acredite debidamente y que, antes de emprender la revisión, extienda un presupuesto del coste estimado que conllevará el servicio. Además, una vez finalizado el trabajo, debe entregar al usuario un certificado de revisión, además de la correspondiente factura.

La Dirección General de Industria y Energía añade que la adquisición de nuevo material no implica que la revisión de las instalaciones se haya efectuado. Recuerda que la fecha de caducidad de las gomas está impresa en las mismas y que, en el supuesto de que se recomiende renovar las abrazaderas o reguladores por motivos de seguridad, la empresa deberá indicarlo previamente al usuario, de forma que sea él quien decida si ejecutarlo o no. Además, el usuario es propietario de todas las piezas cambiadas y debe pedir que se las dejen en su poder, con el objeto de poder reclamar si fuera necesario.

Desde la Dirección General de Industria y Energía se pone a disposición de todos los usuarios los teléfonos 922 47 53 00 y 928 89 95 58  a los que podrán llamar, en horario de lunes a viernes y de 9 a 13.00 horas, para confirmar la legalidad de la empresa instaladora y resolver cualquier duda jurídica que pueda surgirles al respecto.

Además, a través del enlace   https://sedeaplicaciones.minetur.gob.es/RII/consultaspublicas/consultadatos.aspx los usuarios pueden consultar el registro de las empresas instaladoras están habilitadas en Canarias para ofrecer ese servicio.