Log in

Sanidad, Delegación del Gobierno y Cruz Roja mejoran el protocolo de asistencia a inmigrantes

Jesús Morera y Enrique Hernández Bento dan cuenta del acuerdo de la comisión técnica que aclara quién, cómo y cuándo deben hacerse las derivaciones a centros sanitarios

Todas las partes valoran positivamente que se perfeccione la coordinación y los canales de comunicación entre todos los operadores

{mosimage}El consejero de Sanidad del Gobierno de Canarias, Jesús Morera, el delegado del Gobierno en Canarias, Enrique Hernández Bento, y el presidente autonómico de Cruz Roja Española en Canarias, Gerardo Mesa Noda, comparecieron esta mañana en rueda de prensa para dar a conocer el acuerdo alcanzado en una mesa técnica compuesta por representantes de ambas administraciones y de Cruz Roja sobre el protocolo de atención a los inmigrantes que llegan en patera al Archipiélago.

Tras los sucesos acaecidos entre el 7 y el 9 de febrero, cuando llegó al sur de Gran Canaria una embarcación con 42 personas, todas las partes han estado de acuerdo en la necesidad de clarificar y perfeccionar el actual protocolo, sobre todo en lo que a derivaciones a los centros sanitarios se refiere.

Tras realizar un puesta en común del funcionamiento del protocolo los miembros de la mesa técnica han visto la necesidad de mejorar los sistemas de coordinación e información entre las tres partes. De esta manera, se ha acordado que desde que se tenga conocimiento de la llegada de una embarcación debe informarse a la sala operativa del 1-1-2, avanzando toda la información que se tenga sobre el estado de salud de sus ocupantes.

La información sanitaria se trasladará al médico coordinador del Servicio de Urgencias Canario (SUC) que esté de guardia.

Será Cruz Roja quien deberá instalar un hospitalito a pie de playa o en el puerto. El Servicio Canario de la Salud (SCS), en función de la información obtenida hasta el momento a través de 1-1-2 enviará el dispositivo médico necesario para la evaluación “in situ” del estado de salud de los inmigrantes y su derivación, en caso de así considerarlo, al hospital o centro de salud que se determine.

Asimismo se ha determinado que el paciente que reciba el alta hospitalaria debe derivarse a un lugar adecuado para su plena recuperación, por lo que se establecerá a una persona responsable del Cuerpo Nacional de Policía (CNP) que actuará como enlace. Una vez que las personas reciban el alta se contactará con dicho responsable del CNP al que se le indicarán los cuidados que deben recibir.

Por su parte el CNP tramitará con la mayor celeridad posible el drenaje de los pacientes de los centros sanitarios a sus dependencias y, en casos de especial cuidado, a los Centros de Internamiento de Extranjeros (CIE).

En los casos en los que algún o varios pacientes recaigan o sea necesario que sean  valorados por personal sanitario se pondrá en conocimiento este hecho del 1-1-2 por parte del responsable de la Comisaría Provincial de Extranjería del CNP y el SUC enviará un médico para valorar a los inmigrantes y decidirá sobre si requiere ser derivado.

 

El CNP facilitará que los traductores se desplacen a los hospitales para mejorar la comunicación entre paciente y médico, tan importante en estos casos.

 

Con todas estas medidas ambas administraciones y la ONG abogan por que Canarias continúe siendo un modelo de referencia en la correcta atención a las personas que llegan en patera a nuestro territorio.

 

Asimismo, desde la Delegación del Gobierno en Canarias se están realizando actuaciones con distintos órganos judiciales para facilitar los traslados de los inmigrantes que sean dados de alta a las instalaciones donde también está ubicado el CIE.