Log in

“El suelo agrícola de Canarias debe ser para cultivar, no para producir energía”

Sólo consideran el unos de la biomasa si fuera imprescindible y en ese caso  restringiéndola a un uso local y de fuentes locales
 
 
SB-Noticias.- Al hilo del debate abierto en Canarias sobre el uso de biomasa para la obtención de eletricidad, que  pretendía la empresa ENCE con la instalación de una planta de biomasa en el Puerto de la Luz y de Las Palmas, finalmente no autorizada, desde Ben Magec Ecologistas en Acción afirman que no se debe incentivar el cultivo de plantas para producir energía y que el suelo agrícola debe ser para cultivar y alimentar.
Pepe Guillén, miembro de Ben Magec explica que en Canarias se ha abierto un debate en dos líneas, por una parte la producción de electricidad a gran escala a partir de biomasa, que es el que se planteo con ENCE Energía, con la instalación de una gran planta de electricidad a partir de recursos naturales que vienen de fuera. Y por otra parte, en estos momentos se plantea la obtención de energía térmica a partir del uso de biomasa local.

Desde Ben Magec abogan por fomentar y regular determinados usos de nuestros bosques y agricultura, siempre a pequeña escala y a última instancia “lo último es quemar, porque existen otras formas de cerrar los ciclos de la materia  orgánica, como fertilizar nuestros suelos para la agricultura”.

En esta línea hoy se está planteando la posibilidad de usar terrenos agrícolas para plantar cultivos como  eucaliptus o tuneras, a ello se opone la organización ecologista.  

Guillén recuerda la importancia de una apuesta seria en Canarias por  nuestra soberanía alimentaria “En el caso de Gran Canaria -afirma- se importa casi todo lo que comemos, solo un 10 % es producción local”, por lo que considera un error destinar tierras agrícolas al sector energético, generando una demanda que no existe.

Recuerdan desde Ben Magec que lo importante es caminar hacia la reducción de la demanda y el ahorro, no  generando demandas que no existen y apostando por las energías renovables, como el sol, el viento, el mar o la geotérmica. Y sólo si fuera imprescindible el uso de la biomasa , restringiéndola a un uso local y de fuentes locales.

“No creemos que hay que incentivar el cultivo de plantas para producir energías -afirma Pepe Guillén-  el suelo agrícola debe ser para cultivar y alimentar.