Log in

Caritas rechaza el acuerdo de la UE y Turquía sobre personas refugiadas

Cáritas Diocesana de Tenerife se suma al rechazo mostrado por las entidades de acción social de la Iglesia en España, ante el acuerdo alcanzado en Bruselas entre la Unión Europea y Turquía sobre personas refugiadas.

Las entidades consideran que dicho acuerdo evidencia el fracaso de la Unión Europea en la adopción de una política común de asilo y en brindar protección a las personas refugiadas, otorgando prioridad al control de fronteras. “Europa está negando abiertamente la hospitalidad a quienes abandonan involuntariamente sus hogares huyendo de la guerra, la persecución y el hambre. El Acuerdo suscrito es un cambio cosmético, no sustancial respecto al pre-Acuerdo, por lo que lo calificamos de deshumanizante y discriminatorio y dudamos que sus medidas puedan aplicarse”, señalan en un comunicado conjunto.

Denuncian que las expulsiones sean rápidas y sistemáticas por lo que solicitan que se pongan todos los medios para que las solicitudes de asilo que se presenten puedan ser tramitadas con todas las garantías y con pleno respeto a los derechos humanos, tal y como se establece en la directiva sobre procedimiento de asilo.

Por otro lado, consideran “deshumanizante y discriminatorio el sistema uno por uno", consistente en que,  por cada persona siria devuelta a Europa, se reubica a una persona siria procedente de un campo de refugiados de Turquía en territorio europeo. Lejos de proteger a las personas refugiadas de las mafias de traficantes y evitarles sufrimientos, el cierre de rutas, como en este caso, ocasiona, tal y como nos muestra la práctica y la experiencia,  que se abran otras, cada vez más peligrosas y arriesgadas. Lo que brinda protección a las personas refugiadas e impide a las mafias continuar con su lucrativo negocio es el establecimiento  de vías seguras y legales de acceso”.

Finalmente, las entidades dudan de que vayan a ponerse los medios y el compromiso requeridos para que se lleven a término las tramitaciones y planes de reasentamiento establecidos en el Acuerdo.  Por lo que invitan a la comunidad cristiana y a toda la sociedad a expresar su rechazo inequívoco a este acuerdo, que condena a todos esos seres humanos —mujeres y niños en su mayoría— a ver cercenados sus anhelos de libertad.