Log in

El estrés puede acelerar el deterioro cognitivo en el envejecimiento

  • Published in Ciencia

{mosimage}Una nueva investigación publicada en la edición de este miércoles de la revista 'Journal of Neuroscience' se suma a un cuerpo de evidencia que sugiere que el estrés puede acelerar el deterioro cognitivo al final de la vida. El estudio encontró que las ratas de avanzada edad con altos niveles de la hormona del estrés corticosterona mostraron cambios estructurales en el cerebro y déficit de memoria a corto plazo.

Aunque la mayoría de la gente experimentará deterioro cognitivo a medida que envejece, el grado y la rapidez de estos cambios varían en gran medida de una persona a otra. Los científicos están interesados en entender los factores que contribuyen a estas diferencias.

La investigación sugiere que la forma en la que el cuerpo responde al estrés puede ser uno de los factores que influyen en la manera en la que el cerebro envejece. Distintos estudios en animales han vinculado niveles elevados de la hormona del estrés corticosterona, similar a la hormona del estrés cortisol humano, con disminución estructural y funcional relacionada con la edad en el hipocampo, un área clave en la memoria a largo plazo.

Jason J. Radley, de la Universidad de Iowa, en Estados Unidos, quería saber si la exposición a altos niveles de corticosterona se vincula con otros déficits cerebrales y de la memoria. En su estudio, este experto y otros colegas midieron la cantidad de la hormona del estrés en la sangre de ratas jóvenes y viejas y examinaron las células en la corteza prefrontal, un área del cerebro involucrada en la memoria a corto plazo.

Estos científicos encontraron que los animales mayores con niveles elevados de la hormona del estrés presentaban menos conexiones entre las células de la corteza prefrontal que los animales mayores con niveles más bajos de la hormona. Por el contrario, las células de la corteza prefrontal eran similares en los animales más jóvenes independientemente de los niveles de la hormona del estrés.

"Los animales más viejos con mayores niveles de hormonas del estrés en la sangre tienen cortezas frontales 'mayores' que los animales con menos hormonas del estrés", explica el profesor de la Universidad de Stanford, en Estados Unidos, Robert Sapolsky, experto en los efectos dañinos del estrés a largo plazo pero que no participó con este estudio. "Por lo tanto, el estrés puede actuar como un marcador del envejecimiento del cerebro en este área clave", añade.

Ratas de edad avanzada con niveles más altos de la hormona del estrés mostraron una reducción del 20 por ciento en la densidad de las espinas dendríticas, pequeñas protuberancias en las neuronas que entran en estrecho contacto con otras células para formar sinapsis, las conexiones entre las células, en relación a las ratas de la misma edad con menos hormona del estrés.

  Los investigadores también compararon cómo las ratas jóvenes y viejas realizaban una sola tarea de memoria de trabajo, en la que los animales tenían que recordar qué brazo de un laberinto de dos caminos contenía una recompensa de comida. Los animales más viejos con mayores niveles de corticosterona cometieron más errores al intentar predecir la ubicación de la recompensa que los de la misma edad con menos hormona del estrés.

  "Estos resultados no están destinados a indicar que los niveles altos de la hormona del estrés son el único factor que determina el declive de la capacidad mental durante el envejecimiento", advierte Radley. "Sin embargo, este estudio sugiere que los efectos de las hormonas del estrés sobre el cerebro pueden ser mucho mayores de lo que se pensaba previamente", concluye.