Log in

A europa se le ven las vergüenzas

  • Published in Política

María José Roca. Concejala de Unid@s se puede San Cristóbal de La Laguna

{mosimage}Qué se necesita para movilizarse, para sentir que ese sufrimiento tan alejado de nuestro mundo también fue nuestro, para admitir que si “nos tocan a una nos tocan a todas”. En Siria existe una guerra desde hace 5 años.

La RAE nos define guerra de la siguiente manera: 1. f. Desavenencia y rompimiento de la paz entre dos o más potencias.2. f. Lucha armada entre dos o más naciones o entre bandos de una misma nación. 3. f. pugna (entre personas).4. f. Lucha o combate, aunque sea en sentido moral.5. f. Oposición de una cosa con otra.

La RAE no nos habla del dolor que supone una guerra, de las muertes, de la destrucción, de la desesperación infinita.

Entonces ocurre que las personas, en este caso las personas sirias, se convierten en refugiadas, dejan su tierra, su nacionalidad, sus derechos y se cargan a las espaldas la desesperación, el miedo y la incertidumbre. Pretenden llegar a Europa. O más bien a europa, así en minúsculas. En esta europa, las niñas y niños mueren, se ahogan por decenas en playas, las mujeres son violadas, viven hacinadas en campamentos que se inundan, duermen en el barro y siguen muriendo. Personas sin dignidad (según la RAE: gravedad y decoro de las personas en la manera de comportarse), sin derechos, desvestidas de su humanidad.

La Unión Europea (esta vez sí con mayúsculas) asustada por desgracias que le son ajenas, por la cantidad de personas sin traje de humanos que llama a sus puertas, decide poner en marcha un “acuerdo con Turquía” donde se pretende una "deportación colectiva" de personas hacia este país. A cambio, se promete a Ankara una liberalización de los visados a la UE para los ciudadanos turcos y un nuevo paquete de ayudas económicas por valor de 3.000 millones.

A europa se le ven las vergüenzas.

En paralelo tenemos a nuestra Ada Colau (la Alcaldesa que también friega suelos), lanzando un grito de ayuda entre tantísimo silencio cobarde. La Alcaldesa de Barcelona (Alcaldesa con mayúsculas), ha hecho de su capa un sayo y ha firmado unos convenios con el alcalde de Lesbos y la alcaldesa de Lampedusa. Acuerdos de ayuda directa de ciudad a ciudad que incluyen la posibilidad de enviar personal técnico especializado para cubrir las carencias con las que estos municipios se están encontrando. No es mucho. De hecho es muy poquito. Pero yo me pregunto, qué sucedería si todos los municipios lanzaran un poquito de ayuda, si todas las alcaldesas y alcaldes perdieran la cualidad de ajenos, sumaran la esperanza compartida y se unieran a este gran grito que lanza Ada, que viene a decir algo así como “si europa perdió su capacidad de emocionarse ante la desgracia de seres humanos, Barcelona no”.

Desde aquí le lanzo el reto a Jose Alberto Díaz, tanto como ciudadana de La Laguna, como edil del Ayuntamiento de La Laguna, para que se una a esta red de municipios.

Parafraseando a Ada “cuando los gobiernos no actúan, el pueblo salva al pueblo”.